Home>>Productos y servicios>>Amortiguadores: cómo saber si están en mal estado
Productos y serviciosReparaciones

Amortiguadores: cómo saber si están en mal estado

Los amortiguadores de nuestro coche son un elemento que influye directamente en el confort de la conducción y, por tanto, del viaje. Además, deben estar en buen estado por seguridad propia y del resto de conductores. Estos forman parte del sistema de suspensión, que reúne un conjunto de piezas cuya principal función es hacer de intermediarias entre las ruedas y el chasis del vehículo. El objetivo de los amortiguadores es absorber y neutralizar las irregularidades de la carretera, por tanto, en cuanto esta función no la cumple como debe… es un mal síntoma.

Hoy en el blog de MotorTown os hablaremos sobre cuáles son los síntomas de unos amortiguadores en mal estado y cuándo debemos cambiarlos.

Síntomas de unos amortiguadores en mal estado

Para saber si los amortiguadores de tu coche están en mal estado y precisan cambio, debes prestar atención a los siguientes síntomas:

  • Rebote excesivo: dependiendo de la dureza de la suspensión y los reglajes cada coche tiene más o menos rebote. Pero este rebote debe mantenerse igual en el tiempo, por lo tanto si notas que el coche rebota más de lo habitual al pasar por baches o por carreteras irregulares, es probable que tengas problemas en la suspensión. Para comprobarlo, te recomendamos que te apoyes sobre la carrocería y la empujes hacia abajo en cada una de las ruedas, si la suspensión está bien debería recuperar su posición original sin rebote.
  • Comportamiento extraño en curvas: este es otro de los síntomas más frecuente. Si los amortiguadores están desgastados de manera excesiva se nota al realizar una frenada fuerte ya que el chasis se desplaza horizontalmente de un lado a otro. En las curvas, lo notarás si el vehículo se inclina hacia el exterior y sufre subviraje (tiende a seguir recto).
  • Desgaste de neumáticos: si notas un desgaste anormal en tus ruedas, es otro síntoma inequívoco. Los neumáticos se desgastan normalmente de forma homogénea a lo largo de la zona de rodadura, si el desgaste se presenta en los extremos o en el centro, no es buena señal. En el mejor de los casos puede que lo único que se requiera sea alinear los ejes. En casos más graves puede que se deba a una fuga de aceite en un amortiguador, un cojinete en mal estado o que uno de los brazos haya cedido.
  • Ruidos extraños: baches y curvas son la prueba de fuego para los amortiguadores. Es determinante si al pasar por ellos escuchas un ruido extraño ya que es un síntoma grave de problemas.
  • Desnivel del coche: si al tener el vehículo sobre una superficie plana notas que hay cierto desnivel (ya sea para uno de los lados, para adelante o para detrás) está claro que hay un problema en la suspensión. Por lo general, esto se debe a algún tipo de fuga en los amortiguadores o a que uno de los brazos metálicos que conectan el chasis con las ruedas se haya roto.

¿Cuándo cambiar los amortiguadores?

Los amortiguadores influyen en el sistema de frenado, de dirección y de estabilidad del vehículo. Es importante cambiarlos cuando se nota alguno de los síntomas mencionados en el apartado anterior.

Si no notas estos síntomas y no tienes problemas con tus amortiguadores, es recomendable cambiarlos a los 80.000 kilómetros. Cabe destacar que los amortiguadores al reemplazarlos debe alinearse de nuevo el vehículo para evitar que otras partes se desgasten de manera anormal y que estos deben cambiarse en parejas en cada eje para garantizar el equilibrio del coche.

Sea como sea, en las revisiones periódicas de tu coche no está de más revisar que todo va bien en el sistema de suspensión.

Recuerda que puedes poner a punto tu coche en cualquiera de nuestros centros MotorTown. Recibirás la mejor atención combinada con productos de calidad y excelencia. Pide tu cita ya.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *